La reina de gugo: la historia de una inventora

Nombre:CRD Herbal Products Inc
País / Territorio:Filipinas
Derecho(s) de PI:Modelos de utilidad, Secretos Comerciales
Fecha de publicación:26 de abril de 2011
Última actualización:25 de septiembre de 2015

Antecedentes


La flor de nim del árbol Azadirachta Indica (Foto: Ton Rulkens).

Carlita Rex Doran es una científica y empresaria de Ciudad Quezon, en Filipinas; en 1996, fundó CRD Herbal Products Inc. CRD, una empresa que desarrolla y comercializa sus invenciones. El éxito comercial de éstas le ha convertido en una de las empresarias más respetadas de Filipinas.

Invenciones

En 1980, esta científica descubrió un combustible al que denominó “siroca”, una de sus invenciones más famosas; es un combustible sólido instantáneo (una alternativa al gas licuado del petróleo o GLP) que se utiliza para calentar latas de comida. Este tipo de combustible es portátil y está diseñado de forma que, al abrirse la tapa de la lata que contiene el combustible, se enciende una llama y, cuando se cierra la tapa, la llama se apaga.

A raíz de esta invención, en 1987, la inventora realizó experimentos científicos con materias primas autóctonas, como la corteza del gugo (Entada phaseikaudes K Meer, un árbol trepador leñoso de gran tamaño), extractos de frutas tropicales (coco y papaya, por ejemplo) y elementos como la saponina (una sustancia natural espumosa que se encuentra en muchas plantas, por ejemplo en la saponaria, y que tradicionalmente se usa para producir jabón). La Sra. Rex Doran combinó estos ingredientes con una fórmula secreta y, en menos de un mes, creó el primer champú de gugo en Filipinas. “Me había licenciado en química; por mi carácter y como me apasiona la química, me encanta realizar experimentos en casa en mi tiempo libre… y así inventé el champú de gugo…” explica la Sra. Rex Doran. El éxito del champú de esta empresaria motivó que pasaran a llamarla “la reina del gugo”; además, le alentó a inventar y comercializar otros productos cosméticos.

En 1995, la Sra. Rex Doran concentró su creatividad en el nim (Azadirachta Indica), un árbol de la familia de las Meliáceas. Este árbol, de gran tamaño y al que se llama también “el árbol milagroso”, es originario de Asia y África. Sus frutas y otras partes del árbol se usan como remedios y antisépticos para el tratamiento de determinadas enfermedades, entre otras, infecciones y úlceras de piel. La científica utilizó el nim para crear varios productos de cosmética y cuidado del hogar. “Bioneem” -así se denominó esta invención- fue el primer insecticida de Filipinas que utilizaba las propiedades biodegradables del la Azadirachta Indica.

Entre las innovaciones de la Sra. Rex Doran figuran: productos de belleza en forma de pastillas, elaboradas con ingredientes naturales y con propiedades antifúngicas, una especie de salsa de soja, vinagre de plátano y una preparación elaborada con ampalaya (o Momordica Charantia, un melón amargo) destinada a aliviar los síntomas del VIH/SIDA y de la diabetes mellitus (un conjunto de trastornos metabólicos que se caracterizan por un aumento de los niveles de glucosa en la sangre).


Productos de la marca “Bioneem, creada por CRD (Foto: cedida por CRD Herbal Products Inc.).

Desarrollo de marcas y comercialización

En 1979, la Sra. Rex Doran destinó un capital de 5.000 pesos filipinos para fundar CRD(anteriormente CRD International Philippines Inc.), una pequeña empresa que fabrica y comercializa sus invenciones. Cuando se pidió a la Sra. Rex Doran que diera algún consejo a los aspirantes a empresarios, indicó: “Para vender un producto, no se necesita invertir mucho dinero, puesto que se puede comenzar como una empresa pequeña. Pero cuando tenga un producto, asegúrese de que es eficaz y de que tenga calidad”. Y, en efecto, la propia inventora creó su famoso champú de gugo con un presupuesto de tan solo 1.000 pesos filipinos, además de contar con la ayuda de su familia y amigos.

A partir de unos humildes comienzos, la Sra. Carlita Rex Doran ha creado una amplia variedad de marcas y ha comercializado sus productos elaborados con ingredientes naturales y biodegradables. Esta inventora es conocida en Filipinas por la marca “Tatak Pinoy”. Otra marca destacada es el famoso champú de gugo, que se comercializa como tratamiento para el cabello debilitado y también puede usarse como acondicionador, champú anticaspa y como remedio para la psoriasis (una enfermedad autoinmune de la piel).

“Bioneem”, otra marca muy conocida, es un producto que ha recibido gran atención en Filipinas por su capacidad para ahuyentar a los insectos que transmiten enfermedades (incluyendo, entre ellos, a los mosquitos que transmiten la malaria) sin que tenga efectos nocivos para las personas o para los animales. La marca “Bioneem” cuenta con otros productos, como pomadas (contra el picor causado por las picaduras de los mosquitos), un concentrado líquido (un producto tres en uno que sirve como insecticida, desodorizante y desinfectante) y un jabón corporal natural. Otras marcas de CRD son: “Forest Magic”, “Rocalflor”, “Chin-Up”, “Magayon” y “Siroca”.

A fin de poder competir con empresas de varios países que disponen de fondos, la inventora comercializa sus productos haciendo hincapié en la calidad de los procesos de producción y su contenido natural. En lugar de gastar grandes cantidades de dinero en los envases de sus productos, esta empresaria ha invertido en productos naturales y de alta calidad, que son sometidos a pruebas rigurosas.

La empresa CRD trabaja en cooperación con los agricultores locales, que le suministran los ingredientes de los productos, y con el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Filipinas, en lo relativo a las pruebas de control sanitario de los productos; estos no solo cumplen los criterios de seguridad para los consumidores requeridos a esta industria, sino que también satisfacen las expectativas de calidad de los clientes.

A pesar de una dura competencia por parte de empresas ya consolidadas, la inventora ha sido capaz de comercializar sus productos en ferias comerciales y exposiciones, tanto en Filipinas como en otros países; también lo ha llevado a cabo mediante la comercialización directa y una red de distribuidores y fabricantes.

Modelos de utilidad, secretos comerciales, gestión de la P.I. e infracciones

Con una gran variedad de marcas e invenciones a su nombre, esta científica recurrió a los modelos de utilidad y a los secretos comerciales para proteger su P.I. En 1981, laSra. Rex Doran presentó por primera vez una solicitud de registro de modelo de utilidad para su “compuesto combustible para cocinar” en la Oficina de Propiedad Intelectual de Filipinas. Veinte años después, decidió proteger también su “compuesto de hierbas para un aplicador cosmético” mediante la presentación de una solicitud de registro de modelo de utilidad.

Sin embargo, la Sra. Rex Doran decidió no patentar sus productos de la marca “Bioneem, puesto que, para patentarlos, era necesaria la divulgación plena del proceso de elaboración y de los ingredientes. A partir de 2008, se impuso una tasa por el registro de un producto en el Departamento de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Filipinas, algo que la inventora no podía permitirse. Por lo tanto, la Sra. Rex Doran protegió las fórmulas de los productos de “Bioneem en la forma de secretos comerciales.


El combustible sólido “siroca”, la primera invención de la Sra. Rex Doran (Foto: cedida por CRD Herbal Products Inc.).

Desde la creación del champú elaborado con gugo, otros fabricantes se han beneficiado de su popularidad y han creado sus propias versiones del producto. Sin embargo, la Sra. Rex Doran se muestra optimista ante este hecho y afirma: “Todo el mundo puede vender champú de gugo, puesto que el gugo forma parte de la naturaleza y no pertenece a nadie. Pero no me siento amenazada, ya que el proceso de extracción del gugo que utilizo es exclusivo, y es lo que hace tan eficaz a mi producto”.

Después de haber presentado sus solicitudes de registro de modelos de utilidad en la Oficina de P.I. de Filipinas, la inventora aprovechó los incentivos fiscales previstos, que permiten un período de diez años de exoneración temporal de impuestos en virtud de la Ley de incentivos para el Inventor, de Filipinas (RA 7456). Estos incentivos incluyen también la importación libre de impuestos de las materias primas necesarias para la producción comercial de las invenciones.

Gracias a la utilización de los secretos comerciales y los modelos de utilidad y a la aplicación de los incentivos fiscales en materia de P.I., la inventora ha podido gestionar sus activos de P.I., reducir los costos, comercializar sus invenciones y mantener una posición competitiva.

Resultados empresariales

Desde sus primeros experimentos con el combustible “siroca”, la Sra. Carlita Rex Doran se ha convertido en una famosa inventora y mujer de negocios y ha recibido muchos premios y menciones honoríficas nacionales e internacionales.

En 1983, recibió el tercer premio en la 17ª Semana Nacional del Inventor, en Filipinas, por la invención de su famoso combustible. Seis años después, los compañeros de esta científica reconocieron su labor, y la Sociedad de Inventores Filipinos le eligió como inventora filipina destacada. Por otra parte, en 1990, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Filipinas concedió a la Sra. Rex Doran el premio a la mejor utilización de materias primas autóctonas por el uso imaginativo e innovador en sus productos de materias primas naturales.

Poco después, la fama de la Sra. Rex Doran se extendió a escala internacional. La Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), un organismo especializado de las Naciones Unidas, le concedió en 1989 y en 1991 la Medalla de Oro. Seis años después, en el 25º Salon International des Inventions de Ginebra (Suiza), la Sra. Rex Doran recibió la Medalla de Plata por su línea de productos elaborados con gugo. Cuando su nombre ya era célebre, y la Sra. Rex Doran gozaba de prestigio a escala nacional e internacional, en 2003, recibió el premio “Golden Millennium” en Filipinas.

Desde 2010, la Sra. Rex Doran ha seguido manteniendo su éxito. Por otra parte,CRDse ha transformado en una empresa multimillonaria (en pesos filipinos) y produce “Bioneem”, así como cosméticos y otros productos elaborados con gugo para su venta en diferentes países, entre otros, Papua Nueva Guinea, el Japón, Tailandia y los Estados Unidos de América.

La reina del gugo y su árbol milagroso

La capacidad inventiva de Carlita Rex Doran, su confianza en los productos naturales y de calidad y la gestión estratégica de los activos de P.I. de la empresaCRD han permitido a la Sra. Rex Doran competir con empresas con estabilidad financiera y comercializar con éxito sus invenciones. La inventiva e innovación constantes de esta científica han demostrado también que el dinero puede crecer en los árboles (de gugo).