Recibe amplio apoyo la labor de la OMPI relativa a los conocimientos tradicionales y el folclore

Ginebra, 17 de junio de 2005
Actualidades UPD/2005/251

Los Estados miembros de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) han otorgado amplio apoyo a la labor de la Organización sobre la protección de los conocimientos tradicionales (CC.TT.) y las expresiones culturales tradicionales (ECT)/folclore y han acordado recomendar a la Asamblea General de la OMPI que se extienda al próximo bienio el mandato del Comité Intergubernamental sobre Propiedad Intelectual y Recursos Genéticos, Conocimientos Tradicionales y Folclore (Comité Intergubernamental) de manera que éste pueda continuar con la labor relativa a los CC.TT., las ECT y los recursos genéticos. Estas fueron algunas de las decisiones tomadas en la sesión más reciente del Comité Intergubernamental, que tuvo lugar en Ginebra del 6 al 10 de junio de 2005. Asistieron a la sesión delegados procedentes de 76 Estados miembros, 12 organizaciones intergubernamentales y 39 organizaciones no gubernamentales. La Asamblea General de la OMPI celebrará su período ordinario de sesiones en septiembre de 2005.

Asimismo, se han tomado medidas importantes para fomentar la participación de las ONG en la labor del Comité Intergubernamental, especialmente las que representan a los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales. La reunión se inició mediante una mesa redonda, presidida por Stanley Jones, líder indígena de las tribus Tulalip, durante la cual representantes de las comunidades indígenas y tradicionales procedentes de los Estados Unidos de América, Indonesia, Papua Nueva Guinea, Perú, Suecia, Ucrania y Zambia expusieron las experiencias y recomendaciones de sus comunidades al Comité Intergubernamental. El Comité Intergubernamental ha acordado velar por que cada una de sus sesiones se inicie mediante ese tipo de reunión. Se aprobó la acreditación de otras 12 ONG ante el Comité Intergubernamental, con lo que se eleva a más de 110 el número de ONG acreditadas especialmente ante dicho Comité. Muchas de ellas representan los intereses de los pueblos indígenas y las comunidades tradicionales.

Asimismo, contó con amplios apoyos la propuesta de crear un fondo de la OMPI de contribuciones voluntarias para financiar la participación de representantes de las comunidades indígenas y locales en las reuniones del Comité Intergubernamental. Para dar cabida a los cambios propuestos durante la sesión, se estableció un proceso de formulación de comentarios y de revisión de la propuesta, tras lo cual ésta se someterá a la aprobación de la Asamblea General de la OMPI.

En cuanto a los CC.TT. y las ECT, los delegados examinaron un proyecto de disposiciones en las que figuran los objetivos y los principios para la protección de los CC.TT. y las ECT. El proyecto de disposiciones tiene por fin establecer el marco jurídico y normativo para la protección contra la apropiación y el uso indebidos y contribuir a definir las medidas jurídicas de protección. Se está estudiando la posibilidad de establecer un tipo de protección que podría aplicarse indefinidamente a los CC.TT. y las ECT que sean producto de la actividad intelectual, ya sea comunitaria o individual, y característicos de la identidad social y cultural y el patrimonio cultural de la comunidad. Esta medida beneficiaría especialmente a las comunidades a las que se ha encomendado la custodia de los CC.TT. o las ECT con arreglo a las normas consuetudinarias y que siguen manteniéndolos, utilizándolos o desarrollándolos. El proyecto de disposiciones no se pronuncia sobre la forma jurídica que debería utilizarse, y podría servir como base para elaborar determinada legislación nacional o regional, una recomendación, disposiciones tipo, un tratado u otra forma de instrumento. Durante bastante tiempo se ha propuesto que la labor de la OMPI se traduzca en la elaboración de legislación internacional vinculante en esta esfera, y en el mandato actual del Comité Intergubernamental se hace referencia a un instrumento internacional como uno de los resultados que pueden obtenerse en esa labor, pero actualmente los Estados miembros de la OMPI no han acordado ninguna posición común sobre la condición jurídica de los resultados de la labor del Comité.

Se trataba del segundo proyecto de disposiciones, elaborado tras el proceso de formulación de comentarios establecido en la sesión anterior del Comité Intergubernamental, en noviembre de 2004, cuando todos los participantes del Comité aceptaron los proyectos anteriores como base para su labor sustantiva. Durante dicho proceso se recibió una amplia variedad de comentarios, que sirvieron de orientación al revisar los textos. Pueden consultarse los textos y los comentarios recibidos durante el proceso mencionado en los documentos WIPO/GRTKF/IC/8/4 (ECT) y WIPO/GRTKF/IC/8/5 (CC.TT.) en https://www.wipo.int/tk/en/consultations/draft_provisions/comments.html

Al examinar este proyecto de disposiciones, los delegados se felicitaron de los avances realizados hasta la fecha por el Comité Intergubernamental y varios de ellos informaron sobre los procesos regionales y nacionales destinados a la elaboración de legislación nacional o regional, documentos de debate o disposiciones normativas, muchos de los cuales han surgido a partir de los debates del Comité Intergubernamental. Igualmente, los delegados reconocieron la complejidad de las cuestiones planteadas en el proyecto de disposiciones, por lo que es necesario estudiarlas atentamente y reflexionar en consecuencia. Se expresaron diversas opiniones sobre el contenido del proyecto, así como sobre el ritmo, la naturaleza y los resultados previstos de la labor futura en esos ámbitos, se manifestó amplio apoyo a la continuación de esa labor y se acordó recomendar que se extienda el mandato del Comité Intergubernamental.

En cuanto a los recursos genéticos, el Comité Intergubernamental examinó varios documentos, entre ellos los presentados por varios Estados miembros de la OMPI. La Comunidad Europea y sus Estados miembros presentaron un documento sobre la divulgación del origen o la fuente de los recursos genéticos y los CC.TT. conexos, en el que se proponía un "requisito de divulgación obligatorio que se aplique a todas las solicitudes de patentes". Perú y Portugal presentaron documentos sobre las medidas que han adoptado en relación con los recursos genéticos y la protección sui generis de los CC.TT., respectivamente. Un documento presentado por los Estados Unidos de América trataba de la relación existente entre el Acuerdo sobre los ADPIC (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual relacionados con el Comercio) y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB) y la protección de los CC.TT. y el folclore. Aunque se expresaron distintas opiniones, el Comité Intergubernamental acordó recomendar a la Asamblea General de la OMPI que también extienda el mandato del Comité relativo a los recursos genéticos.

En una Reunión Intergubernamental ad hoc sobre los recursos genéticos y los requisitos de divulgación que tuvo lugar por separado se avanzó en la labor relativa a los recursos genéticos. La reunión se convocó para el 3 de junio de 2005 con el fin de examinar un proyecto de estudio sobre la relación existente entre los recursos genéticos y los requisitos de divulgación en el sistema de P.I.; se trata de un proyecto de estudio técnico que está siendo preparado a invitación de la Conferencia de las Partes en el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), como parte de un diálogo constante entre las dos organizaciones sobre estas cuestiones. Los participantes examinaron el proyecto (documento WIPO/IP/GR/05/3), y muchos de ellos subrayaron la necesidad de que la labor de la OMPI en esta esfera complemente los objetivos del CDB, en cuanto a la conservación de la diversidad biológica, el uso sostenible de sus elementos y la participación equitativa en los beneficios.

Antecedentes

La labor de la OMPI sobre los CC.TT. se remonta a 1998, poco después de que el Dr. Idris fuera elegido Director de la Organización; esta labor se ha venido a sumar a las actividades realizadas por la OMPI sobre las expresiones del folclore (o expresiones culturales tradicionales) desde hace ya varias décadas. El programa de trabajo actual tiene por objeto respetar la manera en que los CC.TT., las ECT y los recursos genéticos conexos se consideran como un todo indivisible dentro del contexto tradicional o consuetudinario, al tiempo que se crean instrumentos jurídicos especialmente adaptados para proteger cada elemento de este patrimonio tradicional contra la utilización y la apropiación indebidas. En el marco de este programa se han previsto también estrechas consultas con otros organismos de las Naciones Unidas y otras instancias internacionales, respetando el mandato y las actividades de los mismos.

La primera etapa de la labor de la OMPI consistió en realizar visitas a los titulares de CC.TT. de muchos países durante el período de 1998-99 para que estos expresaran directamente sus necesidades y expectativas. En estas misiones se celebraron consultas con comunidades indígenas y locales, organizaciones no gubernamentales (ONG), representantes gubernamentales, académicos, investigadores y representantes del sector privado. Las misiones exploratorias se realizaron en 28 países entre mayo de 1998 y noviembre de 1999. Los resultados de estas consultas figuran en un informe exhaustivo que sigue siendo el fundamento de gran parte de la labor de la OMPI en esta esfera. De esta manera, las opiniones de un grupo importante de titulares de CC.TT. y de ECT han orientado en forma continua la evolución de las actividades ulteriores. El informe, publicado por la OMPI lleva por título "Necesidades y expectativas en materia de propiedad intelectual de los titulares de conocimientos tradicionales – Informe de la OMPI relativo a las misiones exploratorias sobre propiedad intelectual y conocimientos tradicionales (1998-1999)" (https://www.wipo.int/tk/en/tk/ffm/report/index.html).

Un paso siguiente de importancia fue la creación del Comité Intergubernamental como instancia de elaboración de políticas sobre estas cuestiones. Los debates del Comité se centran en tres temas principales: el acceso a los recursos genéticos y la participación en los beneficios; la protección de los CC.TT., estén o no asociados a estos recursos; y la protección de las expresiones del folclore.

El Comité Intergubernamental se reunió por vez primera en mayo de 2001 y ya ha celebrado ocho sesiones en total. La primera etapa de su labor, que se cumplió en 2003, abarcó debates sobre política, informes sobre experiencias nacionales, estudios empíricos, intercambio de experiencias entre las comunidades indígenas y locales, análisis de las opciones jurídicas y políticas para mejorar la protección de los CC.TT. y las ECT, elaboración de herramientas prácticas específicas, formulación de recomendaciones para revisar el sistema internacional de patentes de forma que se tengan en cuenta los CC.TT., y examen de las iniciativas de creación de capacidad y de concienciación.

El Comité Intergubernamental concluyó su mandato inicial en 2003 y la Asamblea General de la OMPI reunida en septiembre de ese año le confirió un mandato más definido y más amplio para el bienio actual. Con esto se puso de manifiesto que este órgano había madurado para convertirse en una instancia internacional clave para el debate político, el análisis de experiencias prácticas y el desarrollo de nuevos enfoques y mecanismos jurídicos para abordar los problemas e intereses en materia de propiedad intelectual de las comunidades que poseen y mantienen los CC.TT., las ECT y los recursos genéticos. Su labor se caracterizó también por una mayor cooperación con otras organizaciones internacionales y regionales así como con las autoridades nacionales y las comunidades tradicionales.

La segunda etapa de la labor del Comité tenía por objeto alcanzar resultados más concretos y específicos a nivel internacional en forma de dos series complementarias de objetivos y principios fundamentales compartidos, relacionados con la protección de las ECT (o folclore) y la protección de los CC.TT., respectivamente. Se han complementado estos resultados con esquemas de las opciones políticas y los mecanismos jurídicos que se utilizan para poner en práctica estos objetivos y principios.

La OMPI sigue adelante con otros elementos de este programa, yendo más allá del contexto del Comité Intergubernamental, por ejemplo, proporcionando asistencia técnica y contribuyendo con elementos de política en el ámbito nacional y regional, organizando y participando de otro modo en muchos foros que tienen por objetivo concebir un enfoque común sobre la mejor forma de desarrollar y poner en práctica los principios del sistema de P.I. a fin de que se satisfagan los intereses de los titulares de CC.TT. y de los custodios de las ECT, así como encargando la realización de estudios independientes. La OMPI también está preparando toda una serie de publicaciones y material informativo para las comunidades, los encargados de la elaboración de políticas, los funcionarios gubernamentales, la sociedad civil y demás partes interesadas.

Para más información, diríjase a la Sección de la OMPI de Relaciones con los Medios de Comunicación y el Público: